laventanadiscreta

Caballos de tiovivo.

“Sol de invierno sobre un caballo, la silueta helada.”  Matsuo Basho
De niña me encantaba montar en los caballos del tiovivo, nunca, por más vueltas que daba, quería bajar. Giraba, subía y bajaba, contemplando desde mi montura las luces y el bullicio de la feria, hasta que, lentamente, el caballo detenía su galope y venían a buscarme para dejar mi lugar a quienes aguardaban con impaciencia su turno. Desmontaba con tristeza, acariciaba sus crines y en silencio le daba las gracias por aquel viaje a ningún lugar, por aquella aventura pasajera que me había elevado a las nubes, para luego dejarme, con la misma suavidad, nuevamente en el mundo.

TIOVIVO WEB

Foto: Sonia Izquierdo – Al galope

Etiquetado en: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


sonia@laventanadiscreta.es